La Supercopa Del Siglo

Messi continua exterminando calificativos al mismo tiempo que lo hace con los títulos  , ayer volvío a dar una nueva muestra de su jerarquía , resulta insólito ver como jugadores , entrenadores, presidentes y aficionados comparten denominador común en su resumen interino del encuentro. Messi es el factor diferencial.

La supercopa europea disputada entre Sevilla FC – FC Barcelona ha sido mucho más que un partido, un año más se ha observado la consumación del fútbol español en el zenit europeo. La batalla presentada por ambos conjuntos dignifica nuestra liga, y se realza como un tributo a la espectacularidad , una condición venerada por el aficionado.

Ayer no hubo vencidos, solo vencedores. Se impuso el talento a la mediocridad , se anticipo la espontaneidad al sopor, la sagacidad a la torpeza ,el ataque a la defensa , en definitiva gano el fútbol, y que orgullo decir una vez más ,fue el nuestro, el español .

 Desde el pitido inicial se pudo observar que la pretemporada se había desvanecido , dando paso al primer titulo oficial de la temporada, la Supercopa De Europa. Se palpaba que había un título en juego,  marcado por  un rítmo frenético. Banega fue el primero en torpedear la meta de Stegen , tan solo habián transcurrido 3 minutos cuando su lanzamiento de falta se  colaba en la  meta azulgrana. Un comienzo esperanzador pero que no dejo de ser un espejismo.

Ahí surgío la figura de Messi , quien sintió celos de su compatriota argentino y revertío el marcador con 2 magistrales lanzamientos  de pelota parada.  A raíz de ahí el Barcelona controlo el partido, secuestro el balón e hizo mucho daño al Sevilla, de menos a más emergío la figura de Rafinha , la sorpresa en el 11 de Luis Enrique, junto con Messi masificaron la zona central , creando superioridades constantes dejando la amplitud para la llegada por sorpresa de sus laterales, Luis Suarez era el encargado de dar profundidad fijando a los centrales sevillistas . Un gran ataque posicional que iba en sintonía con una presión axfisiante tras perdida , en zonas muy avanzadas , ponía contra las cuerdas a un Sevilla noqueado por instantes, incapaz de hilvanar cualquier atisbo de contraataque, el 1-4-1-4-1  que planteo Emery recortaba metros a su espalda y replegaba en bloque bajo intensivo, poco le importo al Barca que siguió a lo suyo . Rafinha ponía el 3-1  El hispano-brasileño remachó en boca de gol una magnífica asistencia de Luis Suárez, y el mismo Luis Suarez ajusticiaba la meta de Beto tras un error en la salida de balón sevillista tras un robo de Busquets en ¾ de campo,  se llegaba al descanso con 4-1

messi falta

Tras el descanso se vío otro partido totalmente diferente , Y entonces se apagó la luz en el Barça y salió el fulgor del Sevilla. Fatigado Messi, el Barcelona fue una calamidad para suerte de Emery, que recompuso el mecano hasta el 4-4. El ascendente del 10 sobre el equipo es absoluta, tanto que cuando descansó, el Barça perdió la pelota:

se vío un Sevilla combativo , un equipo  fiel al reflejo de su entrenador, que no tiro la toalla y que obtuvo su premio en el minuto 57 de la mano de Reyes uno de los mejores sevillistas junto con Banega. Encontraron deformidades en la defensa blaugrana a través de  los centros laterales , asi llegaron sucesivamente los siguientes tantos sevillistas. 

El barca no conseguía tener la pausa necesaria en esos momentos , clave para esa decadencia fue el cambio de Iniesta por Sergi Roberto. Poco a poco el Sevilla fue creyendo en sus opciones y siguió bombardeando los costados azulgranas a base de centros , en uno de estos Mathieu cometio penalti clamoroso sobre Gameiro , que él mismo se encargaría de transformar.

El doble pivote que otras tantas ocasiones le ha funcionado a Luis Enrique  Busquets – Mascherano carecío de rendimiento en esta ocasión, eran momentos de zozobra para los barcelonistas quienes recibieron un nuevo mazazo en el minuto 80 , Inmobile le gano la posición a Bartra  y puso el balón a Konoplyanka para que hiciera un pase a la red 4-4.  Pudimos ver desde hace tiempo ver al Barcelona formando 1-4-4-2 un sistema que lejos de ser una solución fue un problema más.

Se llego al final del tiempo reglamentario, el Sevilla había resurgido de sus cenizas, los cambios realizados por Emery aportaron , Inmobile dio presencia en área ,  Mariano y Konoplyanka aportaron frescura a las bandas.

el partido era un ir y venir que sonreía al Sevilla. No le quedó más remedio a Luis Enrique que corregirse: recurrió a Pedro y esperó a Messi. Y le salió bien el partido acabó como empezó, con una falta de Messi cuyo rechace recogió Pedro ( 5-4 ). Ni Koke ni Rami, solos ante Stegen pudieron igualar la contienda , El partido no admitía ningún otro protagonista que no fuera Pedro.

pedrito

Lo que parecía que ser una final sin historia , terminó por adentrarse en los ánales de esta misma.

 

Diego Bardanca

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *