Nada es para siempre, y por desgracia Juan Carlos Valeron no es una excepción. Pocas cosas quedan por escribir acerca de uno de los jugadores más caballerosos y criteriosos  que ha respirado nuestro fútbol.

El fútbol de Juan Carlos Valeron no entiende de colores , solo de talento.  A sus 40 años “ El flaco “ nos continua hechizando con su culto desmesurado por el balón, sus  asistencias angelicales, su pausa necesaria, su inteligencia táctica  y su ilimitada ilusión por ponerse en contacto con el esférico , esa catarata de facultades le permiten continuar en la élite. Devolvió al equipo de su tierra  a la máxima categoría del fútbol nacional 13 años después , y también ha conseguido sostenerlo virtualmente un año más, entre los más grandes.

La victoria a domicilio de Las Palmas ante el Deportivo De La Coruña ( 1-3 ) dictamino la continuidad del conjunto canario un año más en 1º División, en un partido en el que ambos conjuntos buscaban prolongar su estancia en la cúspide a falta de 6 jornadas para finalizar el campeonato liguero.

Con un fútbol  seductor , La UD Las Palmas puso tierra de por medio, gran culpa de ello la tiene Quique Setien , quien llego con una propuesta valiente basada en torno al balón, arriesgada a la par que atractiva, que no dio un resultado inmediato, pero sí que el tiempo le ha terminado dando la razón y ha hecho disfrutar a raudales al aficionado Pio-pio, con un plantel en el que el grueso pertenece a las Islas Canarias, un matiz que le da aún más valor si cabe a esta permanencia.

Ayer Valeron volvió a la que fue su casa durante 13 campañas , Setien le brindo unos minutos para una sonora ovación , ya antes en el minuto 21 , el estadio en pie retumbo entre aplausos aludiendo a la figura de un “ Flaco” emocionado. Un cálido homenaje que hace justicia a la trayectoria de un jugador modélico , dentro y fuera de los terrenos de juego, su puesta en escena fue determinante ya que se pasó del 1-1 al 1-3 que certifico el objetivo

Riazor-ovacionar-Juan-Carlos-Valeron_906821706_102640640_667x378

Lo vivido ayer en Riazor endulza la competición, un acto significativo que nos demuestra que no todo está perdido, y nos manifiesta que valores como el respeto y la humildad  siguen muy vigentes en el gremio futbolístico  , escasas veces el fútbol tiene memoria , por fortuna ayer la hubo.

 

Diego Bardanca: @D_Bardanca .

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *