Waldir Pereira , también conocido como Didí fue un histórico interior brasileño que ayudo a la selección brasileña a situarse en la cúspide del mundo del fútbol  , conquisto los mundiales de Suecia en 1958 y Chile 1962 . Considerado uno de los 20 mejores jugadores del siglo XX , “ El príncipe Etíope “ catalogado así por su elegancia y clase en el terreno de juego también , tenía un gran pase en largo con una exquisita precisión de cirujano.

Pero el verdadero legado de Didí llegó de cara al Mundial de 1958, Brasil tuvo que eliminarse  a ida y vuelta con Perú. La ida en  Lima empató a uno; y en el partido de vuelta, en Río, todo iba encaminado al empate a cero cuando, a poco del final, Didí marco con un tiro libre que proyecto una época, y que el periodismo bautizo como “ Folha seca “ o “Folha morta”, aludiendo al caer de las hojas en los árboles , ya que estas lo hacían secas o muertas.

La folha seca consiste en golpear al balón de tal forma que realice una parábola ascendente , pareciendo que el balón se va ir alto, pero de forma repentina la trayectoria desciende con brusquedad , un recorrido con un complejidad excelsa para los guardametas.

FUTEBOL- DIDI

Transcurrido cierto tiempo Didí , explico que después de una grave lesión de tobillo no podía golpear el balón como lo hacía con anterioridad, porque le dolía y se dio cuenta de que si lanzaba con el pie horizontal, golpeaba de punta con la zona de los tres últimos dedos del pie, por el medio del balón, girando un poco hacia arriba el pie según lo metía , el balón tomaba esa trayectoria. Ese percance produjo una forma de golpeo muy distinguida.

Milito en equipos como el Fluminense  y el Botafogo , después de unas temporadas sublimes en el fútbol carioca decidió cruzar el charco,  para probar fortuna en nuestro país , su paso por el Real Madrid fue muy efímero (temp 1959-1960).  No se adapto , ” tenia talento , pero no el espíritu de trabajo que se pedía” relato Di Stefano.  A pesar de ello, en España quedo el recuerdo de sus folhas secas, la primera fue nada más llegar en el trofeo Ramón de Carranza.

 

Di Stefano le pregunto el secreto de su pegada , pero este se negaba a revelarlo , solo a base de fijarse minuciosamente en los entrenamientos  , trato de imitarlo , pero solo consiguió una versión aproximada.  Su disparo sigue muy vigente.

 

Bardanca

@bardanka

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *